LA NUEVA TIERRA

 

 



El chamanismo es un sistema de sanación, un camino de sabiduría ancestral, una filosofía práctica, una disciplina espiritual y una forma de vida. Se estima que tiene entre cuarenta y veinte mil años de antigüedad.

Surgió en diferentes partes del Planeta (en todos los continentes) y no fue ni es exclusivo de ninguna etnia en particular. Se ha practicado y se practica en diversas regiones geográficas y climáticas: selvas, bosques, montañas, planicies y desiertos, tundra, ártico, y costas; y en zonas de variada densidad de población, desde las más pobladas hasta las más aisladas de la naturaleza.

Tantos años y tantas culturas han dado lugar a una gran diversidad de tradiciones chamánicas, por lo que a veces resulta difícil englobarlas a todas en una misma disciplina. No obstante, se puede hablar de “chamanismo” (en singular) porque estas tradiciones comparten una cosmovisión, una búsqueda, y una forma de relacionarse con la vida y el medio ambiente.

La cosmovisión chamánica se basa en una serie de premisas o principios, que se pueden sintetizar de la siguiente manera:

Todo es energía
En el Universo todo está conectado
El Universo tiene un aspecto material y otro Espiritual
El aspecto Espiritual crea el material.
El aspecto Espiritual no está separado del material, aunque lo percibamos como separado.
Podemos experimentar las conexiones y comunicarnos con todas las cosas
Podemos aprender, obtener ayuda, sanación y guía de los elementos de la naturaleza
Podemos acceder en forma consciente y deliberada al plano Espiritual para conectar con fuentes de Amor, Poder y Sabiduría y co-crear nuestra experiencia de la realidad
Podemos comunicarnos con la naturaleza y el mundo Espiritual a través de experiencias directas, simbólicas y/o intuitivas

Esta cosmovisión es (en términos actuales) simbólica, ecológica y holística.

 

 

Un encuentro con un Sanador Espiritual realmente comprometido con su misión puede resultar una experiencia de un valor incalculable; ya que estimula a la persona no sólo a mejorar su calidad de vida sino que también la hace participar activamente en el proceso de su curación. Proceso que se lleva a cabo sólo entre el paciente y Dios y donde el sanador es solamente un testigo del resultado. Muy frecuentemente, esta experiencia hace cambiar la actitud del enfermo frente a su existencia; debido a que suele adquirir una fortaleza interior que de otra forma no la hubiera alcanzado.

 

 

 Para pedir cita vaya a "CONTACTO"

La Nueva Tierra  |  lanuevatierra.tienda@gmail.com